GRANADA es noticia
La casa de las mamparas
Publicidad

Sindicatos y trabajadores de la cárcel de Albolote se concentran en protesta por las agresiones que sufre el personal penitenciario

Delegados sindicales denuncian que las agresiones se incrementan de forma alarmante en todo el país, tanto en número como en gravedad, frente a la acuciante falta de personal, con más de 3.400 vacantes sin ocupar, lo que debilita la seguridad tanto de internos como de la plantilla

Concentración en el Centro Penitenciario de Albolote para condenar las agresiones a funcionarios (CSIF)

Bajo el lema “Prisiones sin agresiones” CSIF, junto a las otras organizaciones que componen la plataforma sindical del centro pentenciario de Albolote (Acaip-UGT y CCOO), se ha concentrado esta mañana en señal de repulsa a las innumerables agresiones que está sufriendo el personal penitenciario en todo el país, incrementándose de forma alarmante, tanto en número como en la gravedad de las mismas.

No hay más que observar la brutalidad de la última agresión producida este lunes en el Centro Penitenciario de Madrid V (Soto del Real). Un interno de este centro, que responde a las iniciales M.O.M, agredió de forma violenta a un funcionario propinándole tres puñaladas con un objeto punzante. Los hechos se produjeron sobre las 20:15 horas. Durante el transcurso de una llamada telefónica el interno manifiesta sentirse mal cayendo al suelo. Cuando los funcionarios acuden a socorrerlo el interno se levanta y comienza a agredir con un objeto punzante a un funcionario llegándole a propinar hasta tres puñaladas.

Por desgracia esta agresión no es un hecho aislado. Es un ejemplo de lo que viven diariamente los trabajadores de Instituciones Penitenciarias. Son ya más de 2.100 agresiones en los últimos 6 años y la Administración penitenciaria sigue sin tomar medidas para poner freno a las agresiones que sufren los trabajadores. La acuciante falta de personal con más de 3.400 vacantes sin ocupar (unas 80 en el caso de Granada), redunda en una debilidad para la seguridad de todos los internos y trabajadores penitenciarios. Por ello, se hace imprescindible un incremento de plantilla y una mejora en la clasificación regimental de los reclusos. Es necesario endurecer las sanciones regimentales y disciplinarias a los agresores; reclamamos de manera urgente la consideración de agentes de autoridad, junto con una mejora del Protocolo de Agresiones que establezca las medidas preventivas adecuadas. Sin olvidarnos de la grave problemática de los internos que padecen enfermedades mentales.

Esperamos que la Administración sea sensible ante esta situación y sea consciente de que cada agresión que se produce es un fracaso de nuestro sistema.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.