GRANADA es noticia
La casa de las mamparas
Publicidad

Pilar Rivas exige al equipo de gobierno la retirada de la propuesta de modificación del ROM por suponer un acto de discriminación

La edil no adscrita señala que cualquier concejala o concejal debe poder ejercer sus funciones representativas en igualdad al resto de las corporativas o los corporativos

Pilar Rivas está dispuesta a trabajar de forma consensuada una propuesta de modificación del Reglamento de Funcionamiento que permita ajustar la proporcionalidad del pleno a la voluntad expresada en la urnas, pero no voy a permitir se restrinjan mis derechos y las posibilidades de desarrollar mis obligaciones y cumplir así con el contrato adquirido con los vecinos y vecinas de granada, expresa la Concejal.

El posible paso de concejales del Partido Popular al grupo de no Adscritos, no puede servir como pretexto para infringir el art. 23.2 de la Constitución Española de 1978, no se puede legislar preventivamente. En tal sentido, remito al resto de corporativos y al Alcalde del Grupo Municipal del PSOE que repasen la Sentencia del Tribunal Constitucional de 151/2017, de 21 de diciembre, en cuyos Fundamentos Jurídicos, apartado 3, se indica que cualquier concejala o concejal debe poder ejercer sus funciones representativas en igualdad al resto de las corporativas o los corporativos. Son dimensiones que el Tribunal Constitucional identifica como integrantes del derecho de participación política reconocido en el citado artículo 23.2 de la Constitución Española.

De continuar esta propuesta se estaría acometiendo un acto de discriminación, no solo sobre mis derechos a la participación política sino de los vecinos y vecinas de Granada que ejercieron su libertad de voto, produciéndose una grave vulneración de derechos fundamentales.

Pero es que el primer acto de discriminación se comete desde que el equipo de gobierno ni siquiera me pasa la propuesta de modificación donde se propone mi exclusión de la Junta de Portavoces o restringir a la mitad las posibilidades de presentar mociones limitando y ejerciendo discriminación sobre mis posibilidades de representación y por ende del electorado.

Quizás el equipo de gobierno no quiere que yo trabaje para Granada, igual le molestan mis propuestas al pleno, quizás le viene bien que una Concejala no tenga voz para que no se evidencie su incapacidad de gobernar, lamenta Rivas. Pero están obviando que esta Concejala está en las circunstancias actuales precisamente porque he querido trabajar al servicio de las vecinas y los vecinos de esta ciudad y cumplir con el contrato adquirido en 2015 y que ha hecho frente a quien ha roto el contrato con la ciudadanía y con quienes nos votaron. Hubiera sido bastante más fácil calentar el sillón sin hacer nada, pero no lo hice, expresa la Concejal.

En este sentido, esta resolución judicial, con la máxima sensatez establece diferencias en la motivaciones que llevan a la expulsión de concejales por los aparatos de los partidos. “No dudaré un segundo en dirimir esta cuestión judicialmente, de continuar adelante y así se lo trasladaré en la Junta de Portavoces que es el órgano donde se debatirá el próximo lunes, el órgano precisamente del que me quieren excluir”, concluye.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.