Imprimir esta noticia
PROVINCIA

La nueva adjudicataria del servicio de ayuda a domicilio de Baza comienza mañana 1 de diciembre su actividad

La UTE Life Care- Ecilimp se encargará de la gestión de los dos servicios durante un periodo de dos años, prorrogables anualmente por un máximo de otros dos años

Redacción | 30 de noviembre de 2020
Imagen de la firma del contrato (AYTO. BAZA)
Imagen de la firma del contrato (AYTO. BAZA)

La nueva empresa adjudicataria del Servicio de Ayuda a Domicilio de la dependencia y municipal comenzará su actividad mañana martes, 1 de diciembre, contando con el personal que presta el servicio y que suma 179 empleados fijos y eventuales. 

La UTE Life Care- Ecilimp se encargará de la gestión de los dos servicios durante un periodo de dos años, prorrogables anualmente por un máximo de otros dos años, y por un importe máximo de licitación anual de 2,8 millones de euros. La empresa presentó una oferta que fija el precio por hora en 12,49 euros, establece una bolsa de 500 horas de limpieza de choque al año y 800 horas para diferentes servicios al año, además, de la contratación de personal para la gestión del servicio.  

La presidenta del área municipal de Igualdad y Bienestar Social, Mariana Palma, ha detallado que los técnicos municipales y los de la nueva adjudicataria mantendrán un contacto continuo para garantizar la atención a las 540 personas con diferentes grados de dependencia que son beneficiarias de este servicio, mediante la ley de la dependencia o por la municipal. “Tenemos la garantía de que las auxiliares son las mismas, por lo que tenemos la certeza de que el cambio de empresa no afectará a la atención que reciben nuestros mayores y dependientes y que el nivel de satisfacción seguirá siendo elevado”. 

La edil ha recordado que la ayuda a domicilio es un servicio “muy necesario, que dignifica el día a día de las personas que por diversos motivos no tienen autonomía y que les garantiza mediante un derecho una asistencia que les permita vivir mejor”. Ha añadido que la necesidad de mantener esta asistencia en el domicilio ha sido notable durante la pandemia, y especialmente durante el periodo de confinamiento, “porque en algunos casos, la visita de la auxiliar de la dependencia era la única persona con la que contactaban las personas que estaban solas y sin familiares cercanos”.