GRANADA es noticia

“Trumbo”, una reflexión sobre la caza de brujas y la verdadera autoría, en AulaCine CajaGranada

Bryan Cranston borda el papel del guionista Dalton Trumbo, uno de los guionistas de referencia del Hollywood de los años 50, silenciado por la Caza de Brujas del senador McCarthy

Con la proyección de “Trumbo. La lista negra de Hollywood” en el Teatro CAJAGRANADA, película dirigida en 2015 por director Jay Roach, continúa mañana martes, 13 de febrero, el ciclo “La verdad sea dicha” de AulaCine.

Tal y como señala Rafael Marfil, profesor de la UGR, en la película “Trumbo. La lista negra de Hollywood”, el director Jay Roach demuestra su oficio al resolver la narración de un capítulo oscuro de la historia de Hollywood, con muchos grandes nombres del firmamento fílmico implicados. Fue la famosa “caza de brujas”, un conjunto de acusaciones infundadas sobre colaboración con el comunismo que, en plena Guerra Fría, dañarían de forma irreparable la imagen de la democracia norteamericana y de numerosos profesionales de la cultura y del cine, como fue el caso del guionista Dalton Trumbo. Por su interpretación, el actor Bryan Cranston (especialmente famoso por haber protagonizado la serie Breaking Bad) fue nominado a los Premios Oscar en 2015.

Durante décadas, y aún hoy, los estudiantes de Comunicación de cualquier facultad estudian uno de los casos más evidentemente injustos de censura en la historia de los países democráticos. Hoy día, en plena era de la posverdad, cualquier atisbo de atentado a los medios de comunicación reactiva el debate. Por eso esta película forma parte del ciclo dedicado a la verdad.

El senador Joseph McCarthy reforzó, en 1950, la persecución muchas personas del arte y la cultura, sospechosas de ser comunista. Una obsesión que venía gestándose desde finales de la década de los 40. En plena Guerra Fría, este proceso fue denominado como “caza de brujas”, llegando a afectar a Bertolt Brecht o Charles Chaplin, e inspirando a Arthur Miller para escribir su obra “Las brujas de Salem” (1953). El Comité de Actividades Antiestadounidenses, que ya estaba operativo desde 1938, actuó con gran contundencia, sin respetar los derechos de muchísimas personas dedicadas a la creación, como fueron los denominados “Diez de Hollywood”, grupo que se rebeló, negándose a testificar inicialmente. Entre ellos estaba el escritor y guionista Dalton Trumbo, uno de los grandes en la historia del cine. Su biografía es clave para comprender los obstáculos que la libre creación siempre ha encontrado en el pensamiento retrógrado.

Es muy importante esta lección de la historia del cine, no solo por lo injusto de la “caza de brujas”, sino porque trabajos así nos ayudan a valorar la importante función de los guionistas. Además, en este caso, la elección del personaje es más acertado aún, porque Dalton Trumbo fue el mejor, tanto por su capacidad creativa y el número de guiones firmados, como por las grandes obras maestras que ha dejado su trabajo intelectual. Entre ellas, destacan dos Premios Óscar, “Vacaciones en Roma” (William Wyler, 1953) y “El bravo” (Irving Rapper, 1956), firmadas inicialmente con seudónimo para evadir la prohibición de trabajar en el sector del cine. El protagonista de esta historia solo pudo ver reconocida la autoría de una de ellas, ya que la Academia de Hollywood reconoció la primera en 1993, 17 años después de su muerte.

A estas películas hay que unir, en la brillante trayectoria de Trumbo, títulos como “Espartaco” (Stanley Krubrick, 1960) y “Éxodo” (Otto Preminger, 1960), además de “Papillon” (F.J. Schaffner, 1973) o la película que no solo escribió, sino que dirigió en 1971: “Johnny cogió su fusil”, todo un alegato por la paz que, todavía hoy, es obligada en cualquier cineforum contra el belicismo.

Acerca del autor

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.