GRANADA es noticia
Metro Granada
Publicidad

TINTA FINA

Los nuevecerodos

Enrique Pérez (GRN)

El abuso que practican muchas compañías de servicios, públicos y privados, con las líneas de alto coste NUEVECERODOS (902) y otras, para gestionar servicios de atención al cliente, es maltrato comercial y debería ser ilegal porque vulneran los derechos de los consumidores.

Se trata de que solo ofrecen esta opción para que el cliente/usuario realice alguna gestión telefónica con la compañía en cuestión del tipo: solicitar información sobre el servicio que tenemos contratado y que por tanto ya estamos pagando o, hacer alguna reclamación sobre la factura, o bien, deficiencias en el servicio, etc., etc.

Ocurre, como digo, con muchos servicios públicos y privados; empresas, que ya hacen su negocio con el servicio que nos venden o el que ya pagamos, religiosamente, con nuestros impuestos en caso de ser público como en el caso de las empresas, agencias y servicios administrativos de la junta de Andalucía; por ejemplo, el S.A.S. Servicio Andaluz de Salud dependiente de la consejería de salud de la J.A.; y, ya va siendo hora de que las compañías asuman que, el servicio de atención al cliente no es parte del negocio sino un derecho del consumidor.

Muchas empresas esconden los números con prefijos interprovinciales en páginas de internet difíciles de encontrar por los buscadores de forma que son inaccesibles.

Suele ocurrir que cuando comunicas con un 902 porque no has encontrado otro número alternativo, antes de hacer la gestión que ha motivado dicha llamada, preguntas al operador que te atiende si no existe otro número para contactar que no sea este y te deja un tiempo con la llamada en espera con la excusa de que va a buscarlo; y, al fin después de dejarte no poco rato esperando y consumiendo minutos; ya, aburrido terminas colgando y rezando en arameo sin haber resuelto la cuestión y habiendo pagado un coste extra por dicha llamada.

Los 902, 901 y los prefijos de la serie 800 son una treta para que los usuarios paguen más por ejercer un derecho reconocido por ley, que no es otro sino el de hacer uso del servicio de atención al cliente para ejercer el derecho de reclamar o informarse.

Es- un- A-BU-SO que las empresas se lucren a través del 902 con la atención al cliente, claramente es una forma de maltratar al cliente; aún más, si nos referimos a empresas privadas como aseguradoras, mutuas médicas, compañías aéreas, agencias de transportes y paquetería, etc., etc., etc.

Nadie se va a creer que el coste que supone mantener un servicio de atención al cliente por parte de las empresas, ya sea propio o subcontratado a un call center externo, no esté debidamente repercutido en la factura que pagamos por el servicio que recibimos.

Te puedes imaginar que al otro lado de la línea hay alguien, con una media metida en la cabeza y pistola en mano, que te diga al descolgar: “buenas tardes le asalta el operador JOE DALTON, en que le puedo atender”.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.