GRANADA es noticia
Metro Granada
Publicidad

TINTA FINA

‘Me la pela’
Enrique PérezÚltimamente estamos asistiendo estupefactos al vocabulario barriobajero que se escucha en la cámara baja “La casa de la palabra”, el parlamento de los políticos que, en teoría, nos representan, aunque en la práctica se representan a ellos mismos y se descalifican permanentemente por su falta de altura política y dogma de la mayoría de sus señorías -valga la figura fónica-.

Se lleva de calle el máximo “galardón” a los malos modales El Sr. Iglesias Pablo, que en cada sesión plenaria nos obsequia con alguna perla tirando de una supuesta ironía que, la mayoría de las veces, no está bien traída, e incluso es de mal gusto por ser un lenguaje poco apropiado al sitio.

Me la pela, es una de las frasecillas que incluía dentro de una retahíla, para decirle a Rajoy que en realidad le importa poco que los demás partidos no apoyen su proyecto de presupuestos para 2017 si ya cuenta con el apoyo de ciudadanos, PNV y coalición canaria.

Los términos soeces que utiliza el simpático coletas pueden ser inadecuados hasta en una taberna -ojo, estando recién llegado sin haber bebido ni una lágrima de alcohol- en tanto y en cuanto no se ha cogido temperatura corporal y calentón mental; es decir, quizá, puede, tal vez, ocurra en los bares diurnos o nocturnos, de vinos o de copas, en un ambiente cargado o un contexto chistoso, una charla “machirula” (como diría su lugarteniente Irene) , una tertulia caliente, etc., etc.; pero, pero, pero, pero de todas todas, está fuera de lugar este vocabulario en el congreso de los “disputados”.

Pooooooor faaaavor, un poquito de modales profesor de políticas que, esto, a quien más le perjudica es a su señoría y a toda su tropa.

Cada actuación que el Sr. Iglesias hace en el congreso, claramente, le resta votos y así, poco a poco, va decepcionando a muchos de sus votantes que creyeron en El como el revulsivo y azote para cambiar la casta política de este país.

-Tararí que te vi-, ya lleva tiempo enseñándonos el plumero y poniendo a pensar al personal; pensar en que manos íbamos a caer si llegara a gobernar.

Con ejemplos, casi siempre, se entienden mejor las cosas y se podría decir que puestos a que nos roben (en el más amplio de los sentidos) preferimos que lo haga, alguien con buenos modales a que lo haga alguien poco o nada cívico; alguien aseado a que fuese alguien desaseado; es decir, me van a robar fijo, (cambie usted el verbo por otro o añada más verbos) y puestos a elegir, prefiero que sea alguien con traje, corbata y buenas maneras a que lo haga un Sr. en mangas de camisa arremangadas y barba desarreglada, look mochilero y malos modales.

Se trata de elegir entre susto y miedo, desde luego cuando la oferta y la calidad de los políticos es tan mala, hay que decantarse por la menos mala; – no queda otra-

Ya sabemos que falta nivel de buenos políticos y sobran todos los corruptos, sus palmeros y sus protectores, pero para cambiar a peor siempre hay tiempo.

Solo queda decir: -me la pela, me la bufa, me la trae floja, etc., etc., la política y los políticos pero, al menos, hablen con educación y elocuencia –please-.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.