GRANADA es noticia
NovaHit Granada
Publicidad

TINTA FINA

‘La del político ocioso’

enrique-perez-grnPara mentiras las de la realidad, dice Sabina en uno de sus éxitos; y, es que vivimos en una gran mentira perfectamente elaborada que disfraza y transforma la realidad.

Cada cual vive su propia mentira que le permite autoestimularse para tirar con el día a día, de lo contrario estaríamos invadidos por el desánimo más cruel y absoluto; de ahí que la mentira, en el más amplio sentido, sea una carga energética para sobrevivir, para vivir bien, y para vivir de lujo acercándose mucho a la inalcanzable felicidad.

Todo es una gran mentira, desde que tenemos uso de razón y empezamos a desarrollar nuestra inteligencia, estamos en una corriente de agua que nos arrastra hasta el final, sin culpa y sin conciencia; son los derroteros de la vida.

Al contrario de como empieza Sabina la letra de otro de sus éxitos “la del pirata cojo”, digo:

-Yo, si soy un fulano con lágrima fácil de los que se quejan solo por vicio; yo, sí creo en la reencarnación y con un poco de imaginación se puede uno creer vivir otras vidas y es posible que sea:
Espetero en Velilla, utillero del Barça, cocinero en masterchef; notario en España, concejal de urbanismo, promotor de chalets; portavoz del gobierno, juez de la Gurtel, corrupto en el PP, conserje en Serrano, chofer de la reina, novio de Beyonce, trompetista de orquesta, pregonero de ferias, enólogo en jerez; pero si tengo que elegir entre otras vidas yo escojo, la del político ocioso con cara cemento, sin parche en el ojo, viviendo del cuento; el típico pillo, fulero y hortera, que viniera sin oficio, beneficio ni cartera, un avezado charlatán inspirado de cualquiera, trasnochado, alucinado, trápala y calavera-.

Cuantos hay que llegaron sin oficio, ni beneficio y se hicieron presentes en la política nuestra de cada día, les vino todo de carambola y hoy flirtean con el poder y se codean con las elites de la sociedad sin haber hecho nada meritorio salvo cambiarse de traje y, eso sí, tener mucho morro y locuacidad.
Cualquiera podría vivir esas vidas a muy poco que se lo proponga, solo es cuestión de tiempo, por lo que, a base de reencarnaciones imaginarias se puede conseguir.

La mentira tiene múltiples formas vestidas de realidad, solo hay que ir cambiando de traje para parecer lo que no eres y… después, cuenta el factor suerte; la estrella en el culo te asegura un asiento en clase primera para hacer el viaje de la vida bastante agradable.

La del político ocioso con cara de cemento y sin parche en el ojo, se parece a, “la del pirata cojo con pata de palo, con parche en el ojo, con cara de malo, el viejo truhan, capitán de un barco que tuviera por bandera un par de tibias y una calavera”.

Cuantos y tantos políticos hay en esta país que viven de la sopa boba ofreciéndonos apariencia de personas solventes, vocacionales, talentosos, eficientes, experimentados, prudentes, etc., etc.

Pues, ha quedado más que demostrado que, (la mitad más uno) son políticos ociosos convertidos en perchas de disfraces, previamente, diseñados para cada ocasión; unos muchos rufianes, cuyo origen puede ser cualquier lugar incluido Granada.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.