GRANADA es noticia
NovaHit Granada
Publicidad

TINTA FINA

Corruptos y corruptores

enrique-perez-grnBlanqueo de capitales, tráfico de influencias, fraude en la contratación, malversación de caudales públicos, asociación ilícita, prevaricación, falsedad documental y cohecho; de todo esto, según lo publicado en los medios, se le investiga al excalde PPTORRES y aunque torres más altas han caído nunca, antes en Granada, se había visto un caso de corrupción con tanta repercusión mediatica.
Se entiende que existe una línea muy fina entre el poder y la corrupción que es fácil saltarse, de manera que vives en la tentación permanente, sobre todo si te rodeas de gente muy predispuesta a ser comprada porque entienden que con la ética y la moral no puedes adquirir vehículos de lujo BMW´S, viviendas, aparcamientos y otros inmuebles, etc., etc.

Los corruptos y corruptores en Granada -como no- también existen, como el cualquier rincón de la geografía española.

Habría que hacer una reflexión de calado sobre la corrupción política de este país y, posiblemente llegaríamos a la conclusión de que somos humanos y la carne es débil cuando se tiene el poder es fácil sucumbir a la tentación por lo que entenderemos que supone un riesgo otorgar poder de largo plazo a cualquier político por ético y vocacional que sea y se debe de someter a control por parte de la opinión pública y la ciudadanía.

La oposición no supone una garantía suficiente para fiscalizar las acciones de los gobiernos, puesto que también busca su interés partidista; por tanto, está en entredicho la acción de control del poder por parte de la oposición (que también es poder) y está siendo demostrado permanentemente en las instituciones, ya que la mancha de la corrupción se extiende a todos los partidos.

Es lo que hay, y, hay que denunciarlo para que se sepa que quienes pagamos sus sueldos somos conscientes de esa realidad; al menos, se conseguirá que tenga efectos disuasorios sobre quienes tiene motivaciones políticas y ambición de poder.

Con respecto a lo que se oye por ahí cuando sale a la luz uno de los tantos casos de corruptelas de que, “no habría corruptos si no hubiese corruptores”, creo que es más bien al revés, los corruptores no conseguirían su objetivo si no se prestara nadie a ser corrompido; un empresario tiene múltiples formas de ganarse la confianza de un político mediante obsequios y dadivas interesadas y el político tiene la posibilidad de no aceptarlas poniendo por encima su integridad ética y moral; al menos mientras sea un servidor público.

Aunque todo tiene un precio, el riesgo de ser descubierto y (posteriormente) ser carne de cañón en los medios, debería hacer recular a cualquier político a la hora de aceptar ser corrompido, porque se debe pasar mal cuando se trata de personas que no llevan en su ADN ser corruptos.

Los corruptos lo son porque disponen de las posibilidades para serlo, cuanto más tentaciones tenemos, más difícil es resistirlas, aunque esto implique ir contra nuestros principios.
El honrado es el que no ha tenido suficientes oportunidades para dejar de serlo.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.