GRANADA es noticia
NovaHit Granada
Publicidad

TINTA FINA

Los neumáticos y el pirómano

Enrique Pérez (GRN)

Enrique Pérez (GRN)

La foto que ha marcado la semana ha sido la de la columna de humo negro del incendio de neumáticos provocado en Seseña.

Precisamente en Seseña, símbolo de los años de la opulencia del sector de la construcción donde, a muy poca distancia, levantó el POCERO (poderoso promotor del lugar) una mini-ciudad fantasma con casi 5100 viviendas agrupadas en bloques ocupando una superficie de más de 1,8 millones de metros cuadrados que con el paso del tiempo se han ido habitando.

Seguramente, todo se hizo legal y nadie recibió favores del promotor, ni hubo malversación, ni prevaricación, ni irregularidades urbanísticas, ni fraude, ni nada de nada.

Esto, viene a cuento del descomunal incendio provocado en el cementerio de neumáticos y que, en este caso, nadie es responsable de lo ocurrido aparte del supuesto pirómano.

Las distintas administraciones no lo son; es decir, no lo son (en primer lugar) el Ayuntamiento de Seseña y después el de Valdemoro, ni tampoco lo son las comunidades autónomas afectas, ni por supuesto tampoco lo es el gobierno; ni el de antes, ni el de ahora.

Ha ocurrido solo porque un terrorista medioambiental lo ha provocado, porque en realidad el vertedero de neumáticos estaba donde tenía que estar; 10 millones de neumáticos, ocupando una superficie similar a la de 12 campos de futbol, formaban parte del paisaje visible para todo quisque que pasara por allí; y, previsiblemente en breve, quedaría delimitado en los mapas como si se tratara de un nuevo territorio de la geografía de España.

Una actividad que se declara ilegal en el año 2003 por contravenir las normas medioambientales, termina con el lamentable desenlace del incendio provocado.

La dejadez de las administraciones ha permitido el crecimiento descontrolado del vertedero, o, podríamos decir que la dejadez unidad a un cúmulo de despropósitos y circunstancias propiciadas ha provocado el incendio.

Esta, es una muestra más de la incompetencia de los políticos y su falta de capacidad para anteponerse a los desastres previsibles, por dejadez o desidia, ineptitud absoluta, intereses particulares, etc., etc., etc.
Un suspenso tan grande como un cementerio de neumáticos que ocupa una superficie igual a 12 campos de futbol; esa es la calificación que tienen nuestros pésimos políticos y, que cada cual se atribuya su culpa.

Desde luego la imagen de nuestro país, seguramente, no se ve igual después de esta catástrofe medioambiental; es posible que fuera de España, viendo las imágenes del incendio, estén pensando que nos parecemos mucho a un país subdesarrollado.

@enriquepmarti

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.