GRANADA es noticia

TINTA FINA

Corrupción en Granada

Enrique Pérez (GRN)

Enrique Pérez (GRN)

Granada en la última semana se ha convertido en el epicentro de la corrupción municipal como si de una corriente alterna se tratara, ahora procedente de Valencia llega a Granada.
Corrupción que se extiende por los cuatro puntos cardinales de nuestra geografía, del norte al sur y del este al oeste; en este caso, viaja desde Valencia a Granada.

Ahora para propios y foráneos, inevitablemente, Granada es ALHAMBRA, SIERRA NEVADA, ESTUDIANTES, TAPAS, BOTELLON, CORRUPCIÓN; es lo mejor y lo peor a la vez por las malas artes de quienes la gobiernan y representan.

La corrupción urbanística, como casi siempre, es la madre de todas las corrupciones.

Hace tiempo que muchos alcaldes en connivencia con sus concejales de urbanismo han creído ser los dueños del cortijo y, como tales, hacen tropelías varias con el suelo mercadeando las licencias, permisos, planes urbanísticos, etc., etc. enriqueciéndose con el dinero público favoreciendo a unos y perjudicando a otros a todas luces y con descaro, -¿Por qué?- , porque son los putos amos del cotarro,…y mientras el resto (la gente de a pie que no está en esa elite) a pagar impuestos porque sirven para crear, mantener y mejorar los servicios públicos necesarios en la sociedad del bienestar.

Todo bien entendido, solo que hay un pequeño detalle que a nadie se le escapa; y es que, una parte importante de esos impuestos está yendo a parar a los bolsillos y cuentas corrientes e incorrientes de los corruptos.

Hay que revisar el patrimonio que generan a partir de su llegada al poder, el propio y el de sus propios puesto que se suele cambiar adecuadamente la titularidad de los bienes en favor de sus vástagos o sucesores.

Puesto que la sombra de la duda es alargada ya no vale, en casos de corrupción, mantener el beneficio de la duda por tanto: la dimisión tiene que producirse ipso-facto dejando que el tiempo demuestre la verdad.

La responsabilidad política tiene que asumirse de inmediato, independientemente de que se sea culpable o no -ya se verá-; se puede decir, que la presunción de inocencia es una garantía en el estado de derecho, pero no es óbice para que un político presunto corrupto se marche por la puerta de atrás…y, luego veremos si es que no, pero… y sí, sí.

@enriquepmarti

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.