GRANADA es noticia
NovaHit Granada
Publicidad

TINTA FINA

Las denuncias de Spiriman

Enrique Pérez (GRN)

¿Superhéroe o villano?, ¿valiente o inconsciente?, seguro que genera opiniones de adhesión o rechazo, entre partidarios y detractores; pero lo que es inopinable, es la perseverancia en la causa y la denuncia pública de la dudosa gestión de la sanidad andaluza ejercida por Susana y sus adláteres.
No hay espacio para la duda en todo lo que denuncia el héroe Jesús Candel, pues son legión quienes le apoyan consiguiendo movilizar en distintas convocatorias a decenas de miles de personas en toda Andalucía y principalmente en Granada.

Los videos grabados y colgados en las redes son compartidos y visualizados por miles de personas “¡¡¡os pido máxima difusión!!!” -reza a modo de epílogo después de cada video-, firmado: “spiriman yeahhh”.

En una de esas reproducciones el Sr. Candel denuncia la no instalación de 2 aceleradores lineales, donados por la fundación Amancio Ortega hace más de un año, cuyo uso sería para dar radioterapia a enfermos oncológicos.

Según se ha publicado en los medios, el primero no estará operativo hasta el próximo verano y el otro, tardará un año más en ponerse a funcionar; entre tanto, se ha externalizado el servicio concertándolo con la empresa privada por importe de un millón de euros.

-De juzgado de guardia la gestión sanitaria de la Junta de Andalucía- y, este, es un ejemplo entre un millón –nunca mejor dicho, lo del millón-

El despilfarro de dinero público ha sido la hoja de ruta llevada a cabo por los responsables de la sanidad andaluza con la fusión hospitalaria felizmente derogada gracias a las movilizaciones de la llamada marea blanca, evitando recortes sanitarios, privatizaciones de servicios, etc., etc., etc.

Todo un catálogo de desmanes tapados por un tupido velo que oculta irregularidades graves perpetradas por los políticos y su clientela, incluidos profesionales que utilizan la medicina pública para derivarla y hacer negocio en la privada.

También se denuncia la subasta de medicamentos siendo un hecho alarmante que genera intereses pingues a quienes se impliquen en favorecerla, aumentando así sus emolumentos a final de año por productividad.

Puede que las formas no le adornen al Sr. Candel a la hora de denunciar el catálogo de desmanes, irregularidades y despropósitos que cometen los gestores de la sanidad andaluza, pero perder los papeles no hace perder la razón en el fondo, porque la raíz del problema no está en cómo se denuncia, sino en que son los hechos denunciados.

Que un médico muerda la mano que le da de comer, aun siendo una mano eventual y por mandato democrático; merece, como mínimo, el apoyo de quienes no son arte y parte de la trama corrupta; es decir, de la inmensa mayoría.

Como sobrenombre también le puede valer ROBIN HOOD, -quizá sea más apropiado para la causa-, por aquello de defender a los pobres pacientes de las corruptelas sanitarias.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.