GRANADA es noticia
Metro Granada
Publicidad

TINTA FINA

¡Vaya verano!

Enrique Pérez (GRN)

Entre huracanes, terremotos, amenazas y desafíos, vamos liquidando este verano convulso que estamos viviendo. ¡Vaya verano!
Dejé mi último artículo el primer día del verano titulándolo “aquí si hay playa, ¡vaya, vaya!, y vuelvo utilizando la misma expresión para etiquetarlo.
Los veranos, no son como eran; Ahora, predominan las noticias “desapacibles” –digamos-.

Entre sobresaltos, preocupaciones, alarmas, temores, etc., no hay sosiego posible; y es que, (como digo) el verano ha sido especialmente convulso.
Tanto ha sido así que los días de asueto, para muchos, han sido drásticamente reducidos a los fines de semana, e incluso ni eso.

En general, el desasosiego nos ha afectado a todos por los sucesos acontecidos que, inevitablemente, han atraído nuestra atención.
Frases como, “todos somos Barcelona”, “Corea del Norte clama por una guerra”, “Cataluña independiente” “el huracán Irma llega a Miami”, “un fuerte terremoto sacude México”, etc., etc., etc.

En medio de este “entorno” de noticias no es fácil abstraerse completamente para el ocio más creativo y experimental; en todo caso, pensar en disfrutar el presente sin hacer planes más allá del día en el que vives.

Aplazar la diversión y el placer perdiendo oportunidades cada día, es desperdiciar el tiempo pensando en hacerlo mañana.
Desde personajetes lejanos como Kim Jong-un, Nicolás Maduro, Donald Trump, a personajillos más cercanos como Carles Puigdemont, Carme Forcadell, Oriol Junqueras y otros, nos están dando un veranillo de toma y lomo; pues, no hay telediario donde no aparezcan los susodichos ínclitos.

Y, -ya- el personaje más cercano que ha ocupado nuestro verano (pareado sin intención) ha sido, Doña Juana Rivas y su circunstancia, a quien desde aquí transmito todo el apoyo en la solución del entuerto que le han ocasionado, deseándole que pueda estar pronto con sus hijos.

En definitiva, un verano para olvidar en el que han predominado las malas noticias a todos los niveles. Solo queda pedir que sepamos superarlo, y que el otoño nos sea más apacible entre otras cosas propias de la estación.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.