GRANADA es noticia
PopFm Granada
Publicidad

Un proyecto europeo trabaja en un modelo de gestión del patrimonio que se adelante a daños por contaminación

Este proyecto ha reunido a 16 especialistas del ámbito del patrimonio, las bellas artes, la inteligencia artificial, la comunicación, la ingeniería y la minería de datos
Un proyecto europeo liderado por la Universidad de Granada ha arrancado, con un presupuesto de 1,3 millones de euros, sus trabajos para desarrollar en los próximos cuatro años “un modelo predictivo de apoyo a la gestión de espacios patrimoniales” utilizando técnicas de inteligencia artificial para la toma de decisiones ante los daños derivados del cambio climático o la contaminación.

La profesora de la Facultad de Bellas Artes Ana García López es la investigadora principal de este proyecto Warmest, que agrupa a ocho instituciones de cuatro países europeos, y que ha iniciado su andadura con una reunión que ha congregado en Granada a investigadores y especialistas de España, Italia, Polonia y Grecia.

Según ha informado Warmest en una nota de prensa, este proyecto ha reunido a 16 especialistas del ámbito del patrimonio, las bellas artes, la inteligencia artificial, la comunicación, la ingeniería y la minería de datos en su primera reunión presencial.

La investigadora Ana García López ha explicado que el programa “será capaz de detectar con antelación los diversos escenarios que puedan darse, por ejemplo, en un edificio histórico concreto”. Eso permitirá que “con todos los posibles escenarios futuros sobre la mesa, los gestores puedan adelantarse a los problemas y optar por decisiones preventivas relacionadas con los flujos turísticos y con el deterioro debido al cambio climático, la contaminación y el calentamiento global”.

“La adopción de medidas preventivas en el patrimonio histórico evita que los males se agraven, que las visitas resulten incómodas por largos periodos de reparación y, además, permite tomar decisiones eficientes, responsables y ajustadas financieramente por los equipos directivos de los lugares patrimoniales”, ha agregado García López.

La Universidad de Granada estará representada en el proyecto por tres investigadoras, Ana García López y Belén Mazuecos (Bellas Artes) y Belén Prados (Económicas). Los socios del proyecto Warmest son, junto a la Universidad de Granada, la Universitá degli Studi de Enna Kore de Sicilia (Italia); la empresa polaca especializada en inteligencia artificial y realidad aumentada, CTAdventure, con sede en Gdansk; las empresas italianas Enginlife-Engineering Solutions, de ingeniería, y Zephyro Spa, especialista en minería de datos y su análisis; el centro de investigación griego Industrial Systems Institute, dedicado al desarrollo de mapas SIG químicos y biológicos y dos instituciones sin ánimo de lucro, la española Artes y la italiana Microcosmi, a cargo de la comunicación y los derechos de propiedad intelectual.

A estas instituciones hay que añadir la necesaria colaboración de espacios patrimoniales. En ese sentido, el proyecto contará con la colaboración de la Alhambra de Granada, la Villa romana de Passolombardo y el espacio patrimonial submarino de Capo Boeo, el sitio arqueológico de Olimpia en Grecia, así como otros espacios patrimoniales de la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Granada.

En la reunión celebrada en Granada con los diferentes investigadores involucrados se ha configurado el programa de trabajo que los distintos equipos deberán poner en marcha en la primera parte de Warmest, durante los próximo 24 meses.

Ana García López ha explicado que “el proyecto surge en un momento en el que, sin duda, los espacios patrimoniales se enfrentan a algunos problemas serios” como “el turismo masivo, el cambio climático, la polución o la dificultad para tener todos los fondos necesarios para un mantenimiento óptimo ponen en peligro la viabilidad de lugares patrimoniales”.

El programa MSCA-RISE de la Unión Europea está incluido en el marco del Horizonte 2020 y nació con una característica fundamental: el desarrollo de los diversos proyectos aprobados incluye un fuerte componente de intercambio entre personal de investigación entre los centros académicos y los empresariales facilitando “los contactos profesionales novedosos, el intercambio real de conocimiento, un aprendizaje de los modos de trabajo de los otros socios y, en la medida de lo posible, la creación de redes de trabajo que trasciendan al proyecto”.

Acerca del autor

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.