GRANADA es noticia
PopFm Granada
Publicidad

Pilar Rivas pide al Ayuntamiento que no demore la regulación de las licencias de VTC

“La moratoria de 4 años atrasa un problema al que debemos enfrentarnos y axfixiará a los Ayuntamientos con las indemnizaciones”, denuncia la concejal no adscrita

Pilar Rivas, en rueda de prensa

Los Vtc no vienen a dar respuesta ni a los graves problemas de movilidad en Granada ni a la precariedad laboral, solo empeora las condiciones de lo uno y de lo otro. Y la nueva regulación, en realidad, no impide la competencia desleal ni dota de medios económicos a CCAA y Ayuntamiento ante posibles indemnizaciones. Necesitamos una regulación mucho más ambiciosa que profundice en las condiciones de explotación para que la inevitable convivencia actual sirva al menos para dar respuesta a las necesidades de movilidad y dignidad laboral.

La dejación de funciones por parte de los distintos Gobiernos ha permitido la liberalización de un sector que no solo compite de forma desleal con sectores tradicionales sino que precariza a los trabajadores y ahonda en un modelo de movilidad insostenible.

La mal llamada economía colaborativa, solo es un engaño de los grandes lobies para exprimir, más aun si cabe, a todo el que no llega con su sueldo a pagar las facturas, que hoy en día es la gran mayoría. Uber, como las empresas de pisos turísticos, como Airbnb, pretenden compartir los hogares y coches, de aquellos particulares que necesitan un ingreso extra para llegar a fin de mes. Hogares y coches supuestamente en desuso, a riesgo y ventura de los mismos particulares, son compartidos a precio low-cost. “Economía colaborativa” en la que, quienes no tienen necesidad de ingresos extra, no entran a colaborar, sino a ganar. Un sistema que profundiza en las desigualdades. Uber o Airbnb proporcionan beneficios a los inversores privados pero están empobreciendo a las comunidades donde operan.

Es cuando menos sorprendente que Unauto (Asociación mayoritaria de empresas del sector) argumente que esto va de la libertad de elegir . Unauto dice defender los intereses generales, obvio los intereses de la mayoría, una mayoría de la población que son autónomos, que se pagan su Seguro mientras les pagan una misería, efectivamente la gran mayoría de Españoles, las Kellys (camareras de piso) sería otro ejemplo. En este caso es como si las Kellys pusieran además de su alta en la Seguridad Social, los hoteles.

No es solo la competencia desleal a quienes han contraído hipotecas para comprar un taxi y tener un medio de vida y una jubilación, eso sí trabajando más horas que tiene el día. La Granada que queremos debe caminar hacia la disminución de las necesidades de desplazamientos y no a sustituir un coche por otro. Menos aun, si de precarizar aun más a los trabajadores, se trata.

De retorcer argumentos mercantilistas va esta historia, esto no va de colaboración, ni de libertad de elección, ni de empleo. Lo que da cohesión social y libertad individual y colectiva de los pueblos, son ciudades resilientes con ciudadanos satisfechos y esto es hablar de otro modelo económico que frene en seco el enriquecimiento de unos pocos a costa de la mayoría. Necesitamos una movilidad menos contaminante no solo por el aire que respiramos, sino por nuestra dependencia absoluta de las energía fósiles. Necesitamos ciudades autosuficientes que implican decisiones mucho más ambiciosas sustituyendo el coche particular por el transporte público colectivo y disminuyendo los desplazamientos.

Ayuntamientos en toda Europa con el inventario del parque de vivienda en mano, aconsejan a quienes se van a mudar, dónde pueden hacerlo, de forma que, conforme a las necesidades de esa familia, evitan desplazamientos a la escuela, lugar de trabajo, claro que para esto necesitamos conocer el parque de vivienda vacía de Granada y una reforma laboral que otorgue cierta estabilidad, pero nada tenemos en esta dirección.
En Granada aun hay solo 117 licencias de Vtc frente a 565 de taxis. Esto significa que ley en mano, el Ayuntamiento aun tiene margen hasta llegar a la ratio permitida de 1/30. Además quedan aun pendientes judicialmente licencias de Vtc que puedan ser concedidas. Es imprescindible que las Administraciones regulen las condiciones de explotación de las mismas, captación de clientes, recorridos mínimos, área de actuación etc. de forma que permita una verdadera convivencia durante esa moratoria, al mismo tiempo que la satisfacción de las necesidades de los granadinos.
Todo lo que no regulemos desde las administraciones será ocupado por un sector empresarial que no será precisamente local ni tendrá como objetivo el interés general y solo estamos dando tímidas respuestas y a la defensiva, ante un Goliat que conoce todos los entresijos jurídicos, económicos y demagógicos del sistema para colarse.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.