GRANADA es noticia
PopFm Granada
Publicidad

Un estudio de UGR ve que el ejercicio aeróbico puede reducir riesgo de enfermedad renal asociado a la diabetes

La enfermedad renal es una complicación común asociada con la diabetes tipo 2, especialmente en personas que son obesas y no hacen ejercicio con regularidad

El ejercicio aeróbico puede reducir el riesgo de enfermedad renal relacionada con la diabetes en algunas personas, según un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Granada (UGR) publicado en la revista ‘American Journal of Physiology-Renal Physiology’.

La enfermedad renal es una complicación común asociada con la diabetes tipo 2, especialmente en personas que son obesas y no hacen ejercicio con regularidad. Los marcadores tempranos de la enfermedad renal relacionada con la diabetes incluyen altos niveles de proteínas en la orina y una capacidad reducida de los riñones para filtrar los desechos del torrente sanguíneo. Además, puede conducir a un desequilibrio de minerales en el cuerpo, particularmente en los huesos.

Los investigadores estudiaron dos grupos de ratas, ambos compuestos por una combinación de animales delgados y obesos, para explorar el efecto del ejercicio sobre los factores de riesgo de la enfermedad renal. El primero de los grupos se ejercitó en una cinta de correr durante 45-60 minutos cada día, cinco días a la semana. El grupo sedentario fue entrenado durante 15 minutos dos veces a la semana para imitar un estilo de vida sedentario humano.

El hallazgo más significativo que vieron los investigadores fue una mejora en la salud de los vasos sanguíneos y en la función renal en general. Todas las ratas obesas, independientemente del grupo, tenían endurecimiento o cicatrización de las arterias renales, aumento de proteínas en la orina y depósitos de grasa dentro de las estructuras de filtración de los riñones.

Sin embargo, las ratas obesas en el grupo de ejercicio mostraron una reducción en estos factores cuando se compararon con las ratas obesas sedentarias. Las ratas obesas con ejercicio también tuvieron cambios en la composición ósea (mayores niveles de calcio y cobre, pero menores concentraciones de hierro) en comparación con las ratas delgadas. A pesar de todo, estos cambios no fueron suficientes para afectar el riesgo de desarrollar osteoporosis.

“Llegamos a la conclusión de que la introducción de un programa de ejercicios basado en entrenamiento aeróbico a intervalos es una buena estrategia para combatir las alteraciones en la estructura renal y los parámetros urinarios causados por la obesidad y el desarrollo de enfermedad renal diabética”, señalan los investigadores.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.