GRANADA es noticia
PopFm Granada
Publicidad

Descenso en el número de parados

En marzo, el número medio de afiliados a la Seguridad Social en la provincia de se situó en 322.548, lo que supone una tasa de variación interanual de 1,94%

En Granada, en marzo de 2018, el paro registrado en los Servicios Públicos de Empleo ha sido de 86.366 personas, 356 menos que el mes pasado (-0,41%), aunque hay 2.532 personas inscritas en paro menos que hace un año (88.898), cuando bajó el desempleo en 1.196 personas.

En el análisis por sectores, ha descendido en servicios (-852) e industria (-109), habiendo subido en el resto: agricultura (228), colectivo de personas sin empleo anterior (207) y construcción (170). En cuanto a la contratación, durante este mes se han realizado en Granada un total de 37.678 contratos, 10.667 menos que en el mismo mes del año 2017 (48.345). Del total de contratos de marzo, 35.169 han sido temporales, un 93,34%. En cuanto a los contratos acumulados de 2018 (126.297, 13.001 menos que en el mismo periodo de 2017, cuando había 139.298) se han formalizado sólo 7.789 contratos indefinidos en la provincia de Granada, un 6,17% del total.

Tras conocer las cifras de desempleo del mes de marzo, Juan Fco. Martín, Secretario General de UGT Granada, muestra su preocupación por los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, ya que “reafirman el carácter cada vez más endeble del mercado laboral de nuestra provincia, sin solidez ni consistencia y que mantiene una tendencia que no termina de frenarse, la estacionalidad y la precariedad, que tendrán como consecuencia, tras la finalización de las campañas en servicios (como la de la Semana Santa) un incremento del paro”.

Así, considera que “se promueve una precariedad generalizada en el empleo. No solo se mantiene las cifras de temporalidad (solo el 6,17% de los contratos firmados en lo que llevamos de año son indefinidos), o el peso de los contratos de duración muy reducida, sino que han hecho crecer el subempleo en nuestra provincia, con la proliferación del contrato a tiempo parcial involuntario, configurado prácticamente como un contrato a llamada”. A juico de Martín (UGT), “el contrato a tiempo parcial es un contrato fallido, que se ha convertido en un instrumento más de fraude y de precariedad laboral para los trabajadores y trabajadoras en beneficio de las empresas, por lo que reclama mayor vigilancia y control por parte de la Inspección de Trabajo para detectar estas formas de subempleo, y la derogación de la reforma laboral de 2012, que supone un foco de desregulación laboral para los trabajadores y trabajadoras”.

“Todos los indicadores confirman un mercado laboral de Granada con serios problemas tanto en cantidad como en calidad del empleo”, ha señalado el responsable provincial de UGT, que puntualiza que “aunque las cifras del paro disminuyan, ello no esconde el drama de un tercio de los desempleados y desempleadoas granadinos, que no llegan a percibir ningún tipo de prestación”.

Por todo ello, el sindicalista considera que Granada “necesita con urgencia un cambio de modelo productivo, orientado a un sector como el industrial, capaz de generar empleo de mayor valor añadido y de crear un mercado laboral más sólido y no basado en la precariedad”.

El secretario general de CCOO Granada, Ricardo Flores, ha explicado que “aún produciéndose una disminución del paro ésta sigue siendo deficiente, puesto que pone de manifiesto la precariedad y la temporalidad y nos aleja de la estabilidad y la calidad en el empleo. “La recuperación económica no se traduce en la mejora de las condiciones de vida de las personas, ni en la creación de un empleo estable, y por ahora sólo beneficia a las rentas empresariales”, ha señalado.

En este contexto, el representante sindical ha advertido que “si el Gobierno continúa con las políticas de recortes que generan empobrecimiento de la mayoría social, continuaremos con el proceso de movilizaciones para cambiar la orientación de las mismas”. Porque, ha insistido el responsable provincial de CCOO, “no nos vale el crecimiento de la economía sin distribución equitativa de la riqueza”.

En este sentido, ha recordado que el próximo 15 de abril saldremos a la calle a reivindicar unas pensiones dignas para que el Gobierno escuche lo que sucede en las calles: la ciudadanía de todas las edades está preocupada por las pensiones de hoy y las del mañana, lo que indiscutiblemente va ligado a la creación de empleo de calidad y con derechos.

El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Gerardo Cuerva, mostró hoy su satisfacción por la bajada del paro registrada en Granada, que ha conseguido romper con el mal arranque del año, reduciendo las listas del desempleo en 356 personas tras dos meses consecutivos de subida. Sin embargo, Cuerva admite que los datos que ha dado a conocer hoy el Servicio Público de Empleo Estatal “no cumplen con las expectativas” y presentan varias “sombras” que preocupan a los empresarios.

La caída del desempleo que ha registrado Granada en marzo de 2018 dista mucho de los excelentes datos que se contabilizaron en marzo del año pasado, cuando el número total de parados se redujo de forma mucho más significativa. La provincia ha cerrado el mes de marzo con 82.833 parados, 356 menos (-0,41%) que el mes anterior. Sin embargo, en 2017 la reducción fue tres veces superior: con 88.898 desempleados, el mes de marzo propició un descenso del paro de 1.196 personas (1,33%), pese a que la Semana Santa se celebró en el mes de abril. Tampoco son positivos los datos de afiliación a la Seguridad Social, que han registrado en marzo una nueva caída del 0,13% (427 afiliados menos), la tercera en lo que va de año.

Además, el presidente de la CGE señala que los registros del mes de marzo “certifican que la recuperación no se está produciendo de forma equilibrada en todo el territorio nacional”, ya que el empleo en Granada no está creciendo al mismo ritmo que en Andalucía y en España. En términos interanuales, el mercado laboral granadino está registrando una evolución menos favorable que la de su entorno. En el conjunto nacional, el paro se ha reducido un 7,56% desde marzo de 2017 (279.766 desempleados menos), mientras que en Andalucía la caída supera el 5,50% (48.740 personas). Estas cifras contrastan con las de Granada, que en los últimos doce meses solo ha conseguido reducir el número de parados un 2,85% (2.532 personas). Cuerva se mostró especialmente preocupado por el hecho de que el mercado laboral granadino haya crecido a un ritmo casi tres veces inferior al nacional en el último año.

CSIF Granada, sindicato mayoritario en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha acogido con cautela los datos del descenso del paro ofrecidos hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ya que, aunque indican un repunte a nivel nacional en la generación de empleo, el paro aún registra cifras muy elevadas en el contexto de Andalucía, con 837.426 personas desempleadas, y de nuestra provincia, con 86.366, junto a unas tasas de desigualdad y precariedad preocupantes.

En este sentido, la Central Sindical destaca que el 57% del total de personas desempleadas en marzo en Andalucía fueran mujeres (un 480.034 de desempleadas) frente a 357.392 hombres, así como que de los contratos firmados en este mes, el 95.08% fueran temporales frente al 4.92 % de indefinidos.

Para el presidente de CSIF Granada, Germán Girela, “el futuro del trabajo debe pasar por el diálogo y el consenso sobre la potenciación de nuevos sectores con una Concertación Social mucho más abierta, democrática y participativa que de manera real y efectiva ponga fin a los graves problemas de empleo”. Al respecto, ha criticado el Pacto por la Industria firmado el pasado año por la Junta de Andalucía que recogía, entre otros puntos, reducir la tasa de temporalidad en un 10% para el año 2020, “una meta que se antoja lejana tras los datos conocidos hoy”, ha añadido el presidente provincial de CSIF.

Por otro lado, ha recordado que las Administraciones Públicas siguen registrando un claro abuso de la contratación de interinos, precariedad en el empleo y falta de planificación en materia de empleo público. Así, ha puntualizado la falta de efectivos en sectores tan básicos como la Sanidad, “que solo en Granada ha dejado atrás a unos 500 sanitarios tras el proceso de desfusión hospitalaria, o a los más de 65.500 puestos de trabajo perdidos en Sanidad a nivel nacional desde el pasado verano”.

Estas cifras pone en evidencia la precariedad en el empleo de nuestras administraciones públicas, principalmente ligado a los niveles de interinidad, que no es razonable en ámbitos fundamentales de nuestro Estado del Bienestar y protección social. De ahí la importancia de que se desarrollen cuanto antes las ofertas de empleo público pendientes en la Administración y el plan de estabilización en el empleo alcanzado con el Ministerio de Hacienda.

Etiquetado como:

Acerca del autor

Artículos relacionados

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.